Siempre he sabido que la nieve transforma mis conductas mentales.

Nacida y crecida en aires marinos, con la luz de la costa y el olor del salubre invadiendo los poros de la piel, entiendo perfectamente cuando una criatura ve, por primera vez, el manto nivoso. Una capa blanca de agua cristalizada, silenciosa, detenida en ese preciso momento para darle todos los colores y brillos en un único punto.

DSC_0021

Centímetro a centímetro cubre la superfície irregular del terreno con formas redondas, suaves, amables que te incitan de una forma que aún no he entendido, a saltar y empezar a dar volteretas sobre ella. El impulso me insiste pero el deber y las miradas de incomprensión me limitan a sólo imaginarme esa pendiente blanca, lisa, suave, después de haber saltado en ella.

El viento y el sol han transformado el algodón de unas horas antes en baldosas semibrillantes, han construido relieves, formas y paredes dónde no las habría. Las vertientes escarpadas nos regalan construcciones Gaudinianas entre aristas rocosas. IMGP0253

Siento que se acerca ese momento del día en que podré abrazar sin reproches y sin miedo a avalanchas esos castillos de nieve.

MERENGUEEEEE!!!!!!!!IMGP0125

Los huelo, los intuyo, los imagino (bueno, y los vemos todos, claro), y me ofrezco voluntaria para abrir traza y relevar al grupo, pasados los primeros 1000 m de desnivel de la jornada, el cuerpo ya empieza a funcionar decentemente y me lanzo al asalto de los últimos metros.

Cualquier asomo de cansancio, de dolores, de agotamiento, de jarto-ya-de-subir se diluyen al ver, cada vez más grande el algodón sustentado entre las rocas. Una voz a la retaguardia me silba si quiero relevo… Por nada del mundo dejaré estos metros… ¡a nadie!!! Se me acelera el corazón y el paso a la vez. Cada paso es más tieso y más cerca, nieve a las rodillas, ángulos inestables… No importa, no consigo pensar en nada más que seguir subiendo, dibujando un camino precioso y preciado: es el Merengue del día!

ruth_merengue

No te pierdas el resto de la historia!

La vuelta al Aneto

Una semana de actividades diversas y dispersas por el Valle de Benasque nos lleva a definir un plan para un fin de semana redondo. Redondo si, redondo y circular. Dos osados se atreven a acompañar a otras tres, que serán cuatro. Por estadística (dicen) que los grupos...

Vuelta al Aneto. Resaca

Estados civiles poco reconocidos nos instigan a una conversación digna de manicomio. En el fondo, un poco locos lo estamos todos. ¿A quién y por qué se le ocurre cargar con los mínimos enseres de una casita a cuestas para dormir a 2 horas de un lugar civilizado, con...

Vuelta al Aneto. Conversaciones

Vamos subiendo a ritmo infernal. Pablo se ha propuesto un objetivo muy ambicioso y no se da ni cuenta del ritmo que lleva abriendo traza sobre nieve virgen, fresca, nueva, acabada de caer unas horas antes: pretende conocer tres claves inequívocas sobre las mujeres....

Y para regar nuestras Margarita’s mentales:

Montrebei. Totxaires

Vía histórica, histérica, en la mente de muchos, en las manos de pocos, parte de la leyenda del Congosto. En miles de letras que describen su particular hazaña.   Y así empiezan, más o menos, todos los relatos sobre ella. Con personalidad propia. Con carácter....

Montrebei. El día después

Infusión de tomillo al sol. Nueve de la mañana. Tomillo recién cortado. Agua calentada al fuego. Fuego del gas del infiernillo. Con el único recipiente mínimamente limpio que dejamos de ayer por la noche. - Toma, la he limpiado - Gracias - Bueno… con el dedo, claro...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar