Ése que el día anterior tuvo prisa por irse. Si, ése mismo. Ése mismo no tuvo la prisa que nos hubiera gustado a nosotras en volver al día siguiente, por la mañana.

Las estrellas guardaban pacientes que se desperezara, y al fin, legañoso, empezó a estirar sus rayos y se dejó ver.

Estábamos encima de las nubes. Un regalo de noche, un regalo de atardecer, un regalo de amanecer.

Nos tomamos nuestro tiempo en bajar, en descubrir el camino tortuoso que nos llevaría a las tiendas, a los sacos, a… a… que nos llevaría al AGUA.

Qué bien sientan aquí arriba esos platos precocinados (que pesan lo que no está escrito, nunca mejor dicho), que simplemente abres y comes…

Comer, beber y…

Tolon, toloonnnn, tooolonnnn.
Toloonn
Toolonnnn, toloonn

Sin saber demasiado bien dónde estábamos, nos rodearon campanas tibetanas, ruidos zen, vibraciones relajantes, oooooommmms envolvientes. Estábamos solas, tumbadas entre sol y sombra. Sin sed, sin hambre, sin frío, sin prácticamente nada que apretara nuestras pieles, con los pies desnudos, hinchados:

Tolonnn
Tlonnnnnnnn
Tlooooooonnn

Un puñado de vacas pacíficas, tranquilas, silenciosas se dedicaron a improvisar una melodía más típica en minaretes con ribetes naranja en los himalayas que entre el prado verde y la caliza gris blancuzna de una adherencia inverosímil que no sabemos si nos había abrazado o escupido el día anterior.

 

Comimos, bebimos.

 

Bebimos.

 

Nos dejamos observar por las vacas curiosas, curiosas ellas, curiosas nosotras. Su casa, su prado, su sol, sus piedras que nos hospedaron amablemente. Su agua.

Bebimos.

Uno de los mejores sitios dónde agotarse para poder disfrutar de ello. Peña Santa. Santa peña…
Solas. Solas las vacas. Solas nosotras.

Bebimos. Dormimos.

 

 

 

¡No te pierdas el resto de artículos!

Picos de Europa. Picu Urriellu

De derrape emocional llegamos al Picu. Poco que decir que no se haya dicho ya. Inmenso, elegante, tendencioso, adorado… bullicioso a la vez que triste, sombrío y gris. El Picu, el Naranjo, esa mole plantada y rodeada por cientos de curiosos. Nos trae sorpresas. Nos...

Picos de Europa. Rescate Emocional

La lluvia ha espantado los turistas de las playas. Reflejan las nuves en los charcos de agua dulce con olor a salitre. Curiosa mezcla. El sol nos abandona demasiado pronto: ya no tiene a quien seguir bañando en la arena dorada. Han pasado más de 4 semanas y empiezo a...

Picos de Europa

Dejamos Asturias por el retrovisor. Quince días de volver, quince días de perderse, quince días de encuentros y reencuentros. Caminos y rutas que te vuelven al presente, te catapultan al presente y te despiertan sensaciones dormidas por el tiempo. Quince días para...

Y si quieres entrar en nuestras aventuras…

Una profesión de montaña: el guía

El auge del excursionismo y de los deportes de montaña es un hecho. Los Pirineos y demás zonas montañeras, se llenan cada vez más de esquiadores, de escaladores o de alpinistas con ganas de coronar alguna cima. Muchas de estas ascensiones, a diferencia de años atrás,...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar