¿Cómo empieza una conversación sobre la transexualidad en una mesa, plato en mano de lentejas con chorizo y más de 5 horas de xup-xup?

Aunque los presentes quizá podrán intentar reproducir el relato, creo que ninguno de ellos coincidiría en el inicio. No sabemos cómo ni porqué, pero después de un día de sol, frescor matutino, calor de oeste y nubes deseadas, acabamos una espectacular jornada en una mesa fantástica.

Me siento muy afortunada (y no voy a dar más piropos que después pasan cosas) muy afortunada de estar, un lunes, un lunes casicualquiera, en un sitio como éste; una chica cómo yo… Ah, si!! Quizá por aquí empezó todo… era eso, verdad Mikel?

Alma de Rita. Rita, Rita, lo que se da ya no se quita. Y a mí me dieron una reseña… y siguiendo mi incomprensible lógica, allí que vamos.

Empieza el día mal, muy mal (resaca?? De un vino con nombre de realeza?).

No podía empezar peor: al son del “Ritmo de la noche”. Con este despertar, se avecina un gran día (el vídeo no hace justícia al original, pero esto siempre pasa, las versiones no siempre están a la altura de lo que debería ser la captura -llámemosle pedrada- mental del momento).

((actualización: ahora sí, ésta se parece más a la original))

Casualmente, (si, casualmente porqué lo que algunos días pasa es por pura casualidad) encontramos el camino que nos sube al collado que teníamos reseñado en un papel mal impreso. Y casualmente encontramos el pie de vía, que nos llevará de recorrido por todas las estaciones del año.

Desparrame de gotas de agua pintadas en roca repartidas por un mural inverosímil nos hace entender, que la lógica, a veces, es relativa.

Todas las escusas son pocas, y los deseos a veces se hacen realidad: intercambio de gatos y canto a las nubes incluidos, hacen que el agua en suspensión oculte el sol en el último largo que empezaba a parecer un infierno y nos regala un espectáculo al resto de humanos que permanecemos colgados y míseres en la reunión (perdón, esta vez las circunstancias me obligan a valorar el objetivo y no solo la elegancia del camino recorrido). Eso sí, muy atentos.

No hay nada que sepa mejor que la humildad de los grandes, del brillo en los ojos de las ilusiones, de la vida. Y hoy me han regalado unas cuantas tazas, entre pecho y espalda de esta poción mágica. Gracias chicos.

¡No te pierdas el resto de historias!

Montrebei. Totxaires

Vía histórica, histérica, en la mente de muchos, en las manos de pocos, parte de la leyenda del Congosto. En miles de letras que describen su particular hazaña.   Y así empiezan, más o menos, todos los relatos sobre ella. Con personalidad propia. Con carácter....

Montrebei. El día después

Infusión de tomillo al sol. Nueve de la mañana. Tomillo recién cortado. Agua calentada al fuego. Fuego del gas del infiernillo. Con el único recipiente mínimamente limpio que dejamos de ayer por la noche. - Toma, la he limpiado - Gracias - Bueno… con el dedo, claro...

Swuan. Swant, suant…

Vamos subiendo y nos vamos dando cuenta que estará al dente para bajar!! (aunque yo sigo dudando que podamos subir) pero la euforia colectiva nos invade. En ningún momento se nos pasó por la cabeza que no subiríamos. Era evidente que teníamos que ir. Costaría pero se...

Y si quieres entrar en nuestras notícias…

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar