Último madrugón. Se nos está antojando cómodo este horario.

Cordada de tres a Shukram: se hace un poco más escurridiza la aproximación y los primeros largos, pero una vez encontrada, se plantan en la cima aún con luz de día.

Cordada de tres al French Pillar (habrá que hacerla). Nos pasamos de relajados y habituados al terreno y nos plantamos a pie de vía a las 8 pasadas de la mañana. Intuyo metros de escalada nocturna. Ya desde el último repechón para llegar a pié de vía no puedo esconder las ansias. Mi vocecita interior va dando prisas a cada momento… son 1500 m de vía y nos quedan menos de 9 horas de luz.

Y subimos.

La primera parte de la vía para Uri: unos largos verticales, bonitos, de buena roca pero nada que ver con la abrasión y formas del resto de vías escaladas. Unos bonitos largos con uno especialmente aéreo que resigue el espolón. El sol aprieta y nos ralentiza los movimientos.

La parte del medOMAN_001520151218io en ensamble a tres por dónde nos parece. Inventamos itinerario, no es cuestión de seguir un camino sino de buscar el paso más evidente (bonito) y rápido a poder ser. Paseo obligado por los retales de la historia que quedaran en memoria de los primeros franceses que subieron el Misht. Se nos está haciendo demasiado tarde. Travesías infinitas sobre el vacío que te hacen retener el aire.

La última parte, otros 6 largos verticales, vuelta a la roca de formas y abrasión, de fisuras, de dolor de manos de tanto pincho… vuelta a la noche. La noche nos refresca la mente y subimos con más ritmo. Curso intensivo de escalada nocturna. Te centras en los pocos metros que el frontal te ilumina y afinas los sentidos, es todo un placer. Un juego hasta el 2, y unos largos largos nos llevan a la cima.

El aire fresco nos recuerda que ya hemos disfrutado de una noche bajo estas mismas estrellas en esta misma altura y nos invita sin titubear a rodear las canales invisibles, alcanzar los lomos lejanos y plantarnos, 3 horas y media después, dónde dos lucecitas nos esperan medio dormidas: otro regalo.

Llegamos al GC sobre la 1.30 de la madrugada. El reloj, hoy, ha dado unas cuantas vueltas.

No te pierdas el resto de la historia!

Omán. El regreso

Sin prisa, sin mucha avidez, pesados, cansados, con ganas de más, con la mirada en esos diedros evidentes que nos gritan cada día cuando estamos en el base… desmontamos, muy a nuestro pesar. Dejamos enseres para el que venga. Había unas parrillas, ahora hay también...

Omán. Día 9

Después de ese día teóricamente de descanso activo, no servimos para demasiado. Era día de 1000 metros, de levantarnos pronto, de salir tarde, de bajar de noche, de navegar por la pared… pero no… Solo dos decidimos levantarnos de madrugada, pero la propiocepción...

Omán. Días 7 y 8

Todos los que ayer estuvieron en la pared, de una u otra manera hoy están bajo mínimos: se presenta otro día de relax. Nuestros tres osados, después de haber empezado a escalar a las 4 de la madrugada por efectos de la repisa agotadora, tienen que rapelar: es un día...

Omán. Día 6

Hoy, como pasará ya el resto de los días de escalada, la actividad va de tríos: trío al diedro evidente que surca La Pared y grita en silencio que la visiten. Me quedo con las ganas: necesito dormir una noche entera. El resto se van a jugar a una vía con mucho...

Omán. Día 5

Naranja, culo de agua, y lo que quedaba de comestible. Disfrutamos del alba, por detrás del Jebel Shams –la montaña del sol, por algo será- la más alta del país, con 3.048m. Nos vestimos las cuerdas, escondemos todo lo escondible en las espaldas y ¡a destrepar! Qué...

Omán. Día 4

El French Pilar acoge en la repisa de la base los 3 osados. A las luces del amanecer ya estarán deleitándose de los primeros metros de esta imponente pared. Con un sol espléndido llegarán a la cumbre. Tiempo suficiente para ir a descubrir la canal de bajada, que hará...

Omán. 3r día

Al despertarnos parecía que por fin habíamos descansado (tomamos decisiones un poco más acertadas). No, ese no era nuestro CB. Aunque nos doliera invertir otro día, preferimos encontrar un buen sito desde el que podernos mover fácilmente. Pasado el mediodía el Misht...

Omán. Aproximación

Una vez con los pies en la tierra, recogemos los coches de alquiler, cargamos en modo tetris las cuatro bolsitas de mano que llevamos y pa’lante. La primera prueba, y por sorpresa, nos viene justo al subirnos a los coches, ups… esto… un coche automático… a ver chicos…...

Omán, tierra de leyendas

Lo primero que a uno le viene a la cabeza cuando escucha este nombre es: ¿y esto, dónde está? Más o menos todos lo localizamos en un vago territorio difuso mentalmente entre África y el Oriente Medio, pero es raro encontrar alguien que sitúe nuestro nuevo destino, sin...

Preparando bultos

Por fin, por fin frío! Ahora si! Y ahora que ha llegado el frío, escogemos un destino dónde sólo se puede ir cuando las temperaturas son más bajas. Aunque queremos frío, frío de verdad, viendo cómo están las cosas, esperaremos a la vuelta para saludar el invierno...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar