Siempre que hablamos de salud o de bienestar nos viene a la mente el concepto de “nutrición”, y es que esos tópicos que hemos oído siempre como “somos lo que comemos” o “de lo que se come se cría” no podrían tener más razón. Pero, ¿qué es exactamente la nutrición y cómo podemos influir en ella para estar mejor?

Primero de todo, comentar que alimentación y nutrición son conceptos diferentes; la alimentación es el proceso voluntario mediante el que escogemos e ingerimos los alimentos y la nutrición es el conjunto de procesos a través de los cuales nuestro cuerpo extrae y transforma los componentes de los alimentos para poder utilizarlos.

Así, nosotros podemos influir en nuestra alimentación para que nuestro cuerpo consiga nutrirse como realmente necesita.

¿Por qué es tan importante la nutrición?

Debemos tener siempre en cuenta que nuestro cuerpo es un “todo”, es decir, que para que funcione realmente bien todas las piezas deberán estar bien engrasadas. Aplicado al tema que estamos tratando, solamente si le damos al cuerpo los nutrientes que necesita éste podrá responder al 100%.

En el día a día (y mucho más con la práctica de actividad física) el cuerpo sufre un desgaste; las células se dañan y los tejidos necesitan reconstruirse constantemente. A través de la alimentación facilitamos al cuerpo la materia prima para mantener su buen funcionamiento y esto es, por supuesto, el estado de salud, aunque también son muchas otras cosas que quizás no solemos relacionar tan directamente: el estado de ánimo, un buen aspecto, la energía y las ganas de hacer cosas…

Y nos cansamos de oír: “pues yo me hincho cada día a papas fritas y cocacola y me encuentro geniaaal…..” Sí! Pero quizás es porque todavía no has llegado a saber lo que es sentirse realmente bien!

¿Ponerme a dieta? ¡Qué va!

De alguna manera todos necesitamos “ponernos a dieta”, es algo que no tiene por qué ir relacionado con tener un problema de peso, sino con las ganar de estar bien y rendir al máximo.

Las dietas son algo que asusta porque siempre las hemos relacionado con algo totalmente restrictivo, con pasar hambre y privarnos de alimentos, aunque no es así. No se trata de privación de alimentos, sino de elección. Podemos estar “a dieta” y comer prácticamente cualquier alimento que queramos, eso sí, tendremos que saber cuándocómo y cuánto comeremos de cada cosa.

¡No te pierdas el resto de artículos!

Montrebei. Totxaires

Vía histórica, histérica, en la mente de muchos, en las manos de pocos, parte de la leyenda del Congosto. En miles de letras que describen su particular hazaña.   Y así empiezan, más o menos, todos los relatos sobre ella. Con personalidad propia. Con carácter....

leer más

Montrebei. El día después

Infusión de tomillo al sol. Nueve de la mañana. Tomillo recién cortado. Agua calentada al fuego. Fuego del gas del infiernillo. Con el único recipiente mínimamente limpio que dejamos de ayer por la noche. - Toma, la he limpiado - Gracias - Bueno… con el dedo, claro...

leer más

Y si quieres entrar en nuestras aventuras…

Una profesión de montaña: el guía

El auge del excursionismo y de los deportes de montaña es un hecho. Los Pirineos y demás zonas montañeras, se llenan cada vez más de esquiadores, de escaladores o de alpinistas con ganas de coronar alguna cima. Muchas de estas ascensiones, a diferencia de años atrás,...

leer más

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar